Queridos amigos, durante los 40 días previos a la Semana Santa y Pascua – (Cuaresma), dedicado a la penitencia para recordar los 40 días que pasó Jesús en el desierto y los sufrimientos que padeció en su martirio a su crucifixión.

 

Durante la Vía Sacra, recordamos el sufrimiento de Jesús y meditamos en la Pasión del Señor Jesús:

 

 

 
1 ª Estación: Jesús es condenado a muerte
2 ª Estación: Jesús carga con la cruz a cuestas
3 ª Estación: Jesús cae por primera vez
4 ª Estación: Jesús encuentra a su Madre
5 ª Estación: Simón de Cirene ayuda a Jesús
6 ª Estación: Verónica enjuga el rostro de Jesús
7 ª Estación: Jesús cae por segunda vez
8 ª Estación: Jesús encuentra a las mujeres de Jerusalén
9 ª Estación: Tercera Caída de Jesús
10 ª Estación: Jesús es despojado de sus vestiduras
11 ª Estación: Jesús es clavado en la cruz
12 ª Estación: Jesús muere en la cruz
13 ª Estación: Jesús muerto en los brazos de su madre
14 ª Estación: Jesús es sepultado

 

Con la muerte de Jesús, la esperanza parecía fallar a los que confían en él. Pero vemos que el poder que viene de Dios es inconmensurable.

 

Jesús resucita. Y así, Él nos da fuerza y ​​esperanza a través de su Iglesia, como la fe y la confianza  que Él mostró en Dios Padre.

 

Acojamos la gracia de la Resurrección de Cristo.

 

Dejémonos renovar por la misericordia de Dios, dejémonos amar por Jesús, dejemos que la fuerza de su amor transforme también nuestras vidas.

 

Una Feliz y Santa Pascua a todos.

 

 

 

 

 

En las últimas semanas estamos asistiendo a un debate intenso en torno al Proyecto de Ley de “Unión Civil no matrimonial entre personas del mismo sexo” presentado al Congreso de la República por el congresista Carlos Bruce.

Sin embargo, y a pesar de lo que explicita el título dado al proyecto de ley, hemos podido escuchar a varios miembros destacados del colectivo homosexual del país declarar abiertamente que, como ha sido en otros países, este es el primer paso para conseguir introducir en nuestra legislación el matrimonio homosexual con todos los derechos del matrimonio natural que la Constitución Política consagra, entre otros, el de poder adoptar niños.

Ante esta situación, la Asociación Nacional de Médicos Católicos del Perú se siente en la obligación de expresar lo siguiente:

1. La aprobación de este Proyecto de Ley contraría el sentir mayoritario de la población del país que ya ha manifestado su opinión negativa, recogida en encuestas que son de conocimiento público.

2. Como médicos, respetamos a todas las personas sea cual fuere su condición sexual pero reconocemos que la aprobación de una norma de esta naturaleza desvirtúa la salud social y moral que todos debemos preservar y promover, y atenta contra la Familia conformada por un hombre, una mujer y los hijos que puedan procrear.

3. Las personas homosexuales, como todas, están dotadas de la dignidad inalienable que corresponde a cada ser humano. No es en modo alguno aceptable que se las menosprecie, maltrate o discrimine. Es evidente que, en cuanto personas, tienen en la sociedad los mismos derechos que cualquier ciudadano sin necesitar una legislación especial.

4. El comportamiento sexual de estas personas, como el de todos, pertenece a la esfera privada. No hay ninguna razón válida para hacerlo público. No hay derecho alguno concedido a la población heterosexual por el solo hecho de serlo.

5. Lamentablemente, los homosexuales no practican la tolerancia que predican y reclaman, pues persiguen mediáticamente a todo el que discrepa de sus ideas y reivindicaciones y niegan a los demás la libertad de expresión y de acción. Lo hemos visto en estos días.

6. Los fines que al parecer subyacen este Proyecto de Ley y que serían mayormente de índole patrimonial pueden ser acordados por los interesados por la vía del derecho común, sin necesidad de violentar el orden social promoviendo un remedo de la institución familiar, hábitat natural donde nacen y se desarrollan las futuras generaciones.

7. Nos preocupa la entronización de nuevos derechos exonerados de todo deber. Tanto en el matrimonio como en la unión civil heterosexual que la legislación peruana norma, formados por un varón y una mujer, están claramente establecidos cuáles son sus derechos pero también sus deberes así como su contribución al bien común. ¿En qué medida este Proyecto de Ley puede considerarse beneficioso? ¿Para cuántos? ¿Se puede legislar con nombre propio? ¿Se puede entronizar un capricho y convertirlo en derecho?

8. En cuanto a la proyección ya manifiesta de estar ante un primer paso, rumbo a la aprobación del matrimonio homosexual “con derecho a adoptar”, queremos recordar que el Estado debe al niño el derecho a ser adoptado por una familia que garantice el cuidado de su salud física, psíquica, espiritual y moral, con modelos claros para su desarrollo e identidad sexual. De otra parte, el mencionado derecho no es del adoptante; es del niño.

9. Consideramos que la salud social está amenazada con este Proyecto de Ley que consideramos innecesario, crea nuevos derechos para una población minoritaria y trastoca el orden constitucional.

10. Invocamos a los legisladores a tomar en cuenta estas consideraciones antes de abrir la puerta a una agenda conocida y promovida internacionalmente que pone en riesgo la institución familiar y es ajena a los intereses de la Patria.

 

Asociación Nacional de Médicos Católicos del Perú

 

Lima, 10 de Abril de 2014